Rebeca es un encanto. Su dinamismo incita al trabajo y a la recuperación de un arte que tenía dormido. Contagia sus ganas de hacer cosas y aprender cada día.

María Margenat